La biblioteca, espacio democrático de cultura y convivencia

Este 24 de octubre celebramos el Día de la Biblioteca, y para nosotros es un día importante y digno de conmemorar, porque las bibliotecas son espacios vivos donde abrimos nuestra mente a un mundo más grande, que nos estimula y nos impulsa a conocer otras realidades. Y esto es muy importante para la formación y el aprendizaje de los niños. Por eso vamos a dedicar unas líneas a la biblioteca.

El 24 de octubre de 1997 la Asociación Española de Amigos del Libro Infantil y Juvenil promueve esta celebración del Día de la Biblioteca, con el objetivo de conmemorar la destrucción de la Biblioteca de Sarajevo, incendiada en 1992 durante el conflicto de los Balcanes.

La destrucción de una biblioteca supone no sólo la pérdida de algo material, del espacio y los libros… sino que supone un ataque a la memoria común de un pueblo, a su identidad, y su tesoro cultural.

La biblioteca es un lugar de encuentro de los lectores de todas las edades con la cultura, y un instrumento de mejora de la formación y la convivencia humana. Y para proteger todo el conocimiento que albergan estos espacios, es importante poner en valor su relevancia y los beneficios que tiene la biblioteca para la sociedad.

El valor de la biblioteca

Un estudio realizado en 2016 en Navarra por el Consejo de Cooperación Bibliotecaria sobre el valor de las bibliotecas, trató de calcular el valor material e inmaterial de estas instalaciones. Las conclusiones a las que llegaron fueron muy positivas, especialmente respecto al valor que le daba la población.

En general, el conjunto de la población valora positivamente el beneficio social que proporciona la biblioteca pública, incluso aquellos que no le da uso. Una de las utilidades más valoradas es el  ocio y el entretenimiento. La biblioteca pone al alcance de todos diversas formas de disfrute y evasión, no sólo a través de cuentos y novelas, también en otros soportes disponibles. Además, se trata de un uso positivo del tiempo de ocio donde se alimenta el hábito, el disfrute y las competencias de lectoescritura.

Una de las funciones más importantes que cumple la biblioteca es la democratización del conocimiento. Independientemente de la edad, sexo, procedencia o clase social, todo el mundo puede acceder al mismo conocimiento en igualdad de oportunidades. Es un espacio inclusivo y que favorece la convivencia intercultural. De la misma también facilita el acceso a internet, y al uso de nuevas tecnologías. También se pueden encontrar recursos útiles para encontrar empleo o aprender idiomas.

De una forma evidente, la biblioteca ofrece múltiples recursos y fuentes para el estudio y la investigación, en todos los niveles formativos, dando acceso a cualquier persona que lo necesite. Pero también sirve para guardar documentación histórica, o relacionada con la cultura y tradición locales, haciéndolas perdurar en el tiempo y dejando constancia de ellas.

Un espacio para compartir

La biblioteca también es un espacio cultural donde existen salas disponibles como espacio de intercambio, para la divulgación, para la exposición de formas artísticas, para la creatividad, para las actividades educativas e infantiles.

En definitiva, la biblioteca es un espacio donde todo el mundo tiene la oportunidad de entrar y acceder al conocimiento, de disfrutarlo y compartirlo, fomentando el desarrollo cognitivo, el intercambio cultural y la convivencia en armonía.

Imagen: @jcomp