Coronavirus. La pandemia de la discriminación y la desigualdad.

El 1 de marzo se celebra el Día da la Cero Discriminación, una fecha promovida por Naciones Unidas para concienciar sobre el valor que cada persona tiene más allá de las diferencias. Características y competencias únicas que no solo no deberían separar o marcar distancias, sino que claramente enriquecen a las comunidades siempre y cuando éstas acojan la diversidad como una oportunidad de desarrollo.

La pandemia de coronavirus está acelerando la desigualdad existente en todo el planeta, y hace patente muchas formas de discriminación a las que la sociedad se enfrenta cada día: menores que quedan relegados en las políticas de salud pública al no haber espacios para su participación en los que su voz o necesidades sean tenidas en cuenta; comunidades indígenas cuyas circunstancias idiomáticas no forman parte de la estrategia de mantenimiento de la educación; pueblos rurales a los que no llega la información o las medidas de protección comunitarias; países de bajos ingresos que no recibirán vacunas a tiempo; personas que por su origen son estigmatizadas como posibles portadores de la enfermedad…

Según información del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo – PNUD – el coronavirus está exponiendo crudamente las brechas que existen entre quienes tienen y quienes no tienen, tanto dentro de los países como entre ellos.

Los datos revelan enormes diferencias en las capacidades de los países para hacer frente a la crisis y recuperarse de ella. Pero también alertan de las posibles situaciones de discriminación que podrán darse en el futuro alentadas por la pandemia: personas mayores a las que, estereotipadas, les será difícil volver a un mercado laboral cada vez más digitalizado; madres que serán menos tenidas en cuenta por si llegan nuevos confinamientos con menores a cargo que cuidar; inmigrantes sin papeles que no existirán en los registros para vacunar; o niños y niñas pobres que no tienen los recursos para seguir con la educación online.

En el Día de la Cero Discriminación de este año, naciones unidas destaca “la necesidad urgente de actuar para poner fin a las desigualdades de ingresos, sexo, edad, estado de salud, ocupación, discapacidad, orientación sexual, uso de drogas, identidad de género, raza, clase, etnia y religión que siguen existiendo en todo el mundo”.

Este día es una gran oportunidad para unirse contra la discriminación y celebrar el derecho de todas las personas a vivir una vida plena y productiva con dignidad. Nadie debería ser discriminado debido a su género, identidad de género, raza, edad, discapacidad, origen étnico, orientación sexual, religión, lengua, condición médica o cualquier otro motivo. Y cada paso que demos adelante en nuestro día a día en la defensa de la equidad y los derechos reducirá la brecha en el acceso a la igualdad que sufren las personas por sus diferentes circunstancias.