Día Internacional de la Educación: “Recuperar y revitalizar la educación para la generación COVID-19”.

El 24 de enero se celebra el Día Internacional de la Educación, una fecha proclamada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) con el objetivo de concienciar a todo el planeta de la importancia de la educación para conseguir los Objetivos de Desarrollo Sostenible y más específicamente el Objetivo número 4, que persigue una “Educación de Calidad”.

En esta tercera edición de la conmemoración de esta fecha, el tema elegido es “Recuperar y revitalizar la educación para la generación COVID-19” en un momento en el que se ha producido una interrupción del aprendizaje global de una escala y gravedad sin precedentes.

El cierre de escuelas, universidades y otras instituciones de enseñanza, así como la interrupción de muchos programas de alfabetización y aprendizaje permanente causada por la pandemia de Covid-19, ha afectado la vida de 1.600 millones de estudiantes en más de 190 países.

Aunque en todo el mundo se ha tratado de actuar rápidamente para ofrecer soluciones alternativas, al menos un tercio de los estudiantes del mundo no pudieron acceder a la educación a distancia, mientras que se estima que los de países con menos ingresos han perdido casi cuatro meses de escolaridad en comparación a seis semanas en los de ingresos altos.

Y, desafortunadamente, la interrupción todavía sigue y los pronósticos indican que continuará así al menos durante los próximos meses lo que tendrá un gran impacto en la infancia.

Así nos lo contaba Celia Centeno, la mamá de Floria Milett, estudiante de 5º curso de primaria en Potojani Grande, Puno, en Perú. Por las tardes su hija escucha la radio para seguir con sus clases e intenta hacer el reto diario que les plantea el programa educativo. “Creo que el nivel de aprendizaje de los niños ha bajado considerablemente ya que en esta zona apenas hay acceso a la tecnología. Mi hija estuvo más de un mes sin poder contactar con ningún docente que le pudiera dar apoyo hasta que logramos hacernos con el material básico: un móvil con conexión a internet y whatsap”.  Considera que “a pesar de que nos hemos ido adaptando a la nueva situación del sistema educativo, es fundamental que los niños tengan acceso a internet y el conocimiento suficiente para que puedan manejarse en las plataformas educativas que les permitan seguir sus clases”.

Covid, educación y desigualdad

La pandemia ha aumentado las desigualdades sociales, económicas y digitales, poniendo a toda una generación en riesgo. Pero también ha puesto de relieve el papel de la educación como base de la cohesión social, el bienestar y las oportunidades. A medida que la pandemia encara la segunda y tercera ola de COVID-19, muchas escuelas han permanecido abiertas por el alto riesgo – académico, emocional y económicos – de depender únicamente de educación online.

Ana Beatriz Carrera, directora y docente de la Escuela Oficial Caserío de Santa Cruz, en Guatemala imparte 5º y 6º de primaria y nos explica su experiencia. “Antes de la pandemia mi día a día transcurría con normalidad, estaba muy satisfecha de ver evolucionar a mis alumnos mediante las clases presenciales y el uso de herramientas pedagógicas. Sin embargo, durante el confinamiento me sentía muy inquieta ante la impotencia de saber que no podían progresar ya que en sus casas los recursos son muy escasos, no disponen de electricidad y mucho menos de teléfonos móviles”.

Al mismo tiempo, en palabras del Secretario General de Naciones Unidas, “la pandemia ha sido una llamada de atención para hacer que los sistemas educativos sean más resistentes a las crisis y más inclusivos, flexibles y sostenibles. Ha demostrado la capacidad de los sistemas para innovar, ampliando las fronteras de las posibilidades de aprendizaje; la empresa de los profesores para asegurar el aprendizaje”.

Por eso, la Alianza Mundial de la Educación junto con UNESCO y Naciones Unidas tienen como objetivo en la celebración del Día de la Educación este año:

  • Destacar compromisos y acciones de seguimiento tomadas para proteger la educación a través de la recuperación, aumentar la inclusión y combatir el abandono escolar.
  • Celebrar las iniciativas lideradas por gobiernos, educadores, organizaciones, así como asociaciones que demuestren el potencial para renovar el compromiso de la educación
  • Resaltar las mejores prácticas en leyes y políticas sobre financiamiento equitativo para la educación.
  • Dar voz a la generación COVID-19 para expresar sus inquietudes y aspiraciones ante un futuro marcado por la recesión económica y el cambio climático.

Únete al Día Mundial de la Educación en: https://www.learning-planet.org/en

*Imagen: Global Humanitaria Bolivia. Entrega de mascarillas de la campaña de Global Humanitaria para la vuelta al cole segura con la colaboración de Boticaria García.