¿Es posible una educación para todos?

Se lo hemos preguntado al sociólogo miembro de la UNESCO Renato Opperti*, quien asegura entre otras cosas que tres días de paz en el mundo podrían proporcionar a todos los niños una educación primaria básica.

“La exclusión se da en  todos lados aunque con diferencias significativas entre regiones. Evidentemente las situaciones de mayor exclusión se dan en el África Subsahariana y entre aquellos colectivos pobres y marginados, con marcada incidencia en mujeres y en habitantes de zonas rurales.

La educación inclusiva implica democratizar las oportunidades de formación para todos buscando comprender, respetar y atender las diversidades individuales, sociales y culturales. Esto supone cambios profundos y progresivos en las formas de organización y de funcionamiento de los sistemas educativos, en sus culturas y en sus prácticas.

El rol del estado es central en facilitar condiciones y asegurar esos mínimos lo cual implica necesariamente firme liderazgo. La efectiva democratización en acceder y gozar del conocimiento sigue siendo un desafío mayor a nivel universal.

Cabe señalar que costaría 11 billones de dólares financiar la educación de la primera infancia, la educación primaria y la alfabetización de la población adulta. Sin embargo, se gasta 75 veces más esta cantidad por año en gasto militar. Tres días de paz en el mundo podrían proporcionar a todos los niños una educación primaria básica.

Preguntarse con mente abierta sobre los modelos y las estrategias que parecen funcionar en diferentes contextos, contribuye a mejorar la calidad del debate educativo y a evitar cierto auto-referencia nacional en las discusiones. No se trata de imitar sino de aprender y compartir.

Por ejemplo, los países nórdicos se caracterizan por tener una visión integrada y complementaria de las políticas de inclusión social y educativa que se sostienen mutuamente. Se busca incluir por diferentes vías y estrategias, empezando muy tempranamente en la infancia y en el marco de políticas de familias y de educación.

Las ONG son esenciales en la construcción de ciudadanía democrática y de inclusión social como parte misma de las políticas públicas. La diversidad de enfoques, institucional y programática de las ONG es un indicador por cierto de calidad democrática, previendo contra todo riesgo de instalar un pensamiento único

* Opperti es el coordinador del programa de Construcción de Capacidades Curriculares de la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura).