Las mujeres que mueven el mundo frente a las adversidades

Comienza la cuenta atrás para el lunes 8 de marzo, el Día Internacional de la Mujer, un día para luchar por la igualdad, la participación y el empoderamiento de la mujer en todos los ámbitos de la sociedad.

Ya en 1908, a raíz de la muerte de 129 mujeres en un incendio en la fábrica textil Cotton de Nueva York, diversos grupos de mujeres comenzaron a reivindicar la igualdad de género como uno de los fundamentos esenciales para construir un mundo más equitativo, próspero y sostenible aunque no fue hasta 1975 cuando la ONU declaró el Día Internacional de la Mujer. Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas es el reto número 5 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

A lo largo de las últimas décadas se han producido avances en los derechos de las mujeres: más niñas están escolarizadas, se obliga a menos niñas al matrimonio precoz, hay más mujeres con cargos en parlamentos y las leyes se están reformando para fomentar la igualdad de género.

Sin embargo, según los datos publicados por ONU Mujeres y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) recogidos en el informe ‘From Insights to Action: Gender Equality’, en 2021 se espera que 47 millones de mujeres y niñas más vivan en la pobreza extrema hasta alcanzar un total de 435 millones.

Asimismo, a raíz de la pandemia de la COVID-19, han surgido nuevas adversidades que se suman a las que persistían antes y que frenan la participación y el liderazgo de las mujeres. Por ejemplo, hay Jefas de Estado o de Gobierno en sólo 22 países y 119 países nunca han sido presididos por mujeres. Hoy en día la representación de las mujeres es insuficiente en todos los niveles de toma de decisiones del mundo.

“Ha quedado claro que la pandemia de la COVID-19 está afectando con dureza a las mujeres: como víctimas de violencia en el ámbito privado confinadas con sus agresores, o cuidadoras no remuneradas de una familia o comunidad, o trabajadoras en puestos sin protección social” sostiene Phumzile Mlambo-Ngcuka, Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, refiriéndose a datos del Rastreador global de respuesta de género COVID-19.

Invertir en el empoderamiento económico de las mujeres contribuye directamente a la igualdad de género, la erradicación de la pobreza y el crecimiento económico inclusivo. Abordar las brechas salariales de género, acceder a servicios de cuidado infantil y aumentar medidas de protección social dirigidas a mujeres son algunas de las recomendación de ONU Mujeres para hacer frente a los datos.

Pero más allá de los datos, cada día la cocinera Akua alimenta en el comedor escolar en Kafanadougou a 160 estudiantes, un grupo de mujeres en Sunderbans participan en un proyecto de alfabetización contra la discriminación y las mujeres indígenas Maya Q´echí del Departamento del Petén trabajan la tierra para acceder a una alimentación saludable en sus hogares. Ellas son ejemplos de que existen millones de mujeres que están creando cambios en su comunidad y, todas juntas, mueven y mejoran los rincones del mundo frente a las adversidades.