Mascarillas contra el Covid-19, el virus que no deja ir a la escuela

Mientras el mundo sigue atravesado una gran crisis sanitaria en la que continúan las olas de contagios y fallecidos, y a la par que en algunos países comienza la distribución de las primeras vacunas, muchos niños y niñas aun no han podido regresar a las aulas.

En Latinoamérica el cierre por confinamiento fue seguido en muchos países por el periodo vacacional; en Asia en muchas zonas la incidencia del virus todavía mantiene cerradas las escuelas.  Y aunque algunos informes indican que África parece estar conteniendo algo mejor el virus, allí también se habla ya de una segunda ola, con picos de infecciones y muertes similares a la primera y con cierre adelantado de escuelas con motivo de la Navidad.

La educación está en riesgo en todo el mundo, pero aun lo estará más si no atendemos a las necesidades sanitarias, económicas y sociales por las que están pasando millones de niños y niñas en todo el mundo. Si no protegemos su salud y sus derechos durante la pandemia y además garantizamos que cuando esta crisis pase puedan volver a la escuela en condiciones seguras, muchos de ellos no regresarán jamás

Mascarillas que salvan vidas

El confinamiento impuesto para frenar la pandemia ha tenido un fuerte impacto en la economía de muchas familias y aunque proteger las vidas de la población es ahora la mayor prioridad, para recobrar una mínima normalidad en las actividades económicas gravemente dañadas se hace necesario un acceso universal a la protección de la salud

Además de la distancia física y la higiene continua de manos, las mascarillas se han convertido en un bien de primera necesidad, hasta ahora la mejor protección conocida contra el Covid-19.

En Global Humanitaria nos hemos propuesto que 30.000 niños y niñas de 350 escuelas en 250 comunidades de Bolivia, Camboya, Colombia, Costa de Marfil, Guatemala, Jordania, India y Perú reciban mascarillas reutilizables para que puedan proteger su salud, en cualquier circunstancia y especialmente cuando acudan a clase.

En nuestras zonas de trabajo la población se encuentra en muchas ocasiones en entornos rurales y en ocasiones muy inaccesibles, por lo que durante toda la pandemia hemos trabajado para apoyarles con recursos para afrontar la crisis. Ahora, alineados con las recomendaciones internacionales en material de salud, estamos volcados en el acceso a mascarillas para que puedan regresar a las aulas en un entorno seguro.

Con la inestimable colaboración de “Boticaria García” ya han empezado a llegar 5.000 de ellas, y estamos seguros de que podremos lograr nuestro objetivo. Si quieres colaborar con la iniciativa puedes hacerlo aquí www.globalhumanitaria.org