Bolivia: educar para la vida

En territorio boliviano viven 10 millones de personas, de las cuales 6 se encontraban en condiciones de pobreza en 2007 (Programa de la ONU para el Desarrollo). Bolivia es uno de los países más desiguales de la región en términos de ingreso. Y esta desigualdad se refleja también en términos lingüísticos, ya que el castellano ha prevalecido frente al quechua, aimará o guaraní, entre otros, en distintos ámbitos de la vida pública.

“La lengua aparece como un factor muy importante de posicionamiento social y discriminación”, dice a Global Humanitaria la pedagoga cochabambina Magali Arandia. “Es un proceso duro y complejo, en el que enfrentamos odio y racismo. Las clases dominantes han sido afectadas en sus intereses sociales y económicos y por eso muchos están disconformes. Hay que asumir el cambio que nos permita vivir en un país más justo, con dignidad”, subraya Magali. Más