Violencia sexual contra niñas guatemaltecas

En directo desde Guatemala
Por Gabriel Díaz, responsable de publicaciones de Global Humanitaria

Durante varias de las charlas mantenidas con jóvenes de El Petén, fue una constante la preocupación que manifestaron en relación con los embarazos adolescentes. Vilma López, una joven de 16 años, me comentaba cómo la prevención de estos embarazos tendría que ser una prioridad en los centros de primaria y secundaria.

Fue a partir de esta preocupación repetida por distintos actores sociales que, en la búsqueda de un dato más preciso, pude leer en un artículo firmado por el representante de UNICEF en Guatemala, Christian Skoog, que señalaba:  “Según el Observatorio en Salud Sexual y Reproductiva, entre enero del 2009 y junio del 2012 se han producido en Guatemala 7 mil 328 partos en niñas de entre los 10 y los 14 años”.

Atención: 7.328 partos en niñas de entre 10 y 14 años.

Preguntada sobre si conocía muchas familias numerosas, Vilma respondió contundente: “…de 10 y hasta 14 hijos también”. Esto lleva a una desatención de miles de niños que nacen en el seno de familias desestructuradas, muchas veces como fruto de violaciones, tal como revela El Periódico de Guatemala.

“Todos estos casos son delitos de violación, como lo señala el Artículo 28 de la Ley Contra la Violencia Sexual, Explotación y Trata de Personas:  Siempre se comete este delito cuando la víctima sea una persona menor de catorce años de edad…, aun cuando no medie violencia física o psicológica”.

Vilma, que vive en El Petén, cree que se debe trabajar desde el ámbito familiar y educativo, por romper con el tabú que existe en torno a la salud sexual y reproductiva y prevenir estos casos. “En Ciencias Naturales nos enseñan láminas con el aparato reproductor de los hombres y las mujeres, pero hace algunos años ni siquiera eso”.

Programas de educación sexual y salud reproductiva así como una adecuada planificación familiar son imprescindibles para combatir estas cifras.

En la imagen, Vilma López.