“Andar juntos por el bien común”

En directo desde Guatemala
Por Gabriel Díaz, responsable de publicaciones de Global Humanitaria

He elegido cerrar este ciclo con la imagen de Edgar, el joven que dibuja para pagarse sus estudios de secundaria. Edgar aparece en la fotografía pintando la pirámide principal de Tikal, ese enorme monumento maya que simboliza la riqueza de esta zona, la gran herencia recibida de esa civilización.

La población del Petén, en su mayoría de origen maya-q´eqchí, menciona una y otra vez el respeto por la tierra que han heredado de sus ancestros. El valor del maíz como símbolo de la vida, que les permite alimentarse e identificarse como hijos de una cultura milenaria.

Como hemos visto en las sucesivas entregas de este ciclo realizado desde Guatemala, también el machismo aparece como uno de los grandes males que se impone en las comunidades. Uno de nuestros lectores pidió que se dejase de responsabilizar a la conquista española de ese lastre. Nosotros lo preguntamos, ¿cómo era la convivencia entre los mayas antes de la conquista? ¿Era una sociedad igualitaria o no?

Del otro lado nunca hubo una respuesta clara, más bien incertidumbre, pero sí hubo insistencia en la violencia impuesta por los conquistadores y la continuación por parte de los hombres de la zona de una conducta claramente machista. Creo que lo positivo de esto es que el problema está expuesto y estamos trabajando para que esta realidad dé paso a una más justa e igualitaria.

Edgar, haciendo lo imposible por acabar sus estudios; Vilma, convencida de que el cambio empieza por casa; Petrona, dando fuerza a sus coterráneas; Gladys, Elder, llegando a cada rincón de las comunidades rurales del Petén. Cada uno en lo suyo, con la convicción de que excluyendo a la mujer no puede haber desarrollo alguno.

Rescatando lo mejor de los ancestros mayas y tomando lo mejor de los tiempos que corren, seguramente el cambio comenzará a rodar. Petrona Chub así nos lo dijo: “amamos nuestra tierra, amamos el sol y el maíz, no queremos excluir a los hombres queremos andar juntos por el bien común”.

Gracias a todo el equipo de Global Humanitaria en Guatemala y a la colaboración de Lluisa Mora, por amenizar este viaje y llenarlo de reflexiones y preguntas que no siempre tienen respuesta. ¡Hasta la próxima!