Derechos Humanos

Un NO rotundo a la explotación y violencia contra niños y mujeres en Bolivia

Un NO rotundo a la explotación y violencia contra niños y mujeres en Bolivia

Por Iris Alandia, responsable de proyectos de Global Humanitaria  en Bolivia

En Bolivia existen leyes y reglamentos nacionales y municipales que propugnan “la defensa intransigente del interés superior de la niñez, la juventud y de la mujer para la protección de sus derechos”, entre las que podemos citar el Código del Niño, Niña y Adolescente, la Ley Contra la Trata y el Tráfico de Personas, la nueva Ley Integral de Protección contra la Violencia hacia la Mujer, entre las principales.

Pero a pesar de la existencia de este conjunto de disposiciones legales, los índices de violencia -a nivel nacional- se han incrementado de forma alarmarte. Es así que, según la Asamblea de los Derechos Humanos de Bolivia, el país ocupa el segundo lugar  en América Latina por casos de violencia contra las mujeres, mientras que, según la Encuesta Nacional de Demografía y Salud (ENDSA – 2008), en el 83% de los hogares de Bolivia existen niños y niñas que son castigados físicamente y/o psicológicamente, por algún adulto. Más

El Informe sobre Desarrollo Humano pide mayor transparencia y participación ciudadana

El Informe sobre Desarrollo Humano pide mayor transparencia y participación ciudadana

El Informe sobre Desarrollo Humano de las Naciones Unidas 2013 destaca el crecimiento económico de los “países del Sur”, gigantes como China y Brasil: “Gran parte de esta expansión es impulsada por nuevas asociaciones de comercio y tecnología en el interior mismo del Sur”, señala su administradora, Helen Clark.

Pero advierte: “el crecimiento económico  por sí solo no se traduce automáticamente en el progreso del desarrollo humano. Políticas a favor de los pobres e inversiones  significativas en las capacidades de las personas (mediante un enfoque en educación, nutrición, salud y habilidades de empleo) pueden expandir el  acceso al trabajo digno y lograr un desarrollo sostenido”. Más

Anulan condena al general guatemalteco Ríos Montt

Anulan condena al general guatemalteco Ríos Montt

(Por motivos de seguridad, omitimos el nombre de los autores de este artículo escrito desde la capital de Guatemala)

A treinta años de ocurridos los hechos y más de diez de haber puesto la denuncia por los sobrevivientes y víctimas del genocidio bajo el mandato del general Efraín Ríos Montt, el Sistema de Justicia de Guatemala había confirmado lo  denunciado durante este tiempo para que los dichos delitos de lesa humanidad fueran castigados para garantizar que nunca más se volvieran a cometer.

Sin embargo, ayer la BBC informaba de que “la Corte Constitucional de Guatemala anuló este lunes la sentencia de 80 años de prisión impuesta por genocidio al exgobernante de facto”.  “Según los magistrados la decisión se basó en un error de procedimiento al dictarse sentencia sin esperar el resultado de una recusación que introdujo la defensa”, indica la cadena británica. Más

Las niñas en el conflicto armado colombiano

Las niñas en el conflicto armado colombiano

Semanas atrás reproducíamos parte del informe “Como corderos entre lobos”, de la abogada experta en derecho internacional humanitario, Natalia Springer, que cuenta con el apoyo del Relator Especial de las Naciones Unidas para la Protección y Promoción del Derecho a la Libertad de Opinión y de Expresión. En esta oportunidad conoceremos de qué manera el conflicto colombiano involucra a las niñas, un reclutamiento que va en aumento. Más

Recordamos al humanista José L. Sampedro

Recordamos al humanista José L. Sampedro

“El futuro está por hacer y lo tenemos que hacer entre todos”

José Luis Sampedro, economista y humanista, ha fallecido a los 96 años. Sampedro fue un activista, un gran crítico de la globalización como “una forma de explotación de los más débiles por parte de los poderosos”. Para recordarlo hemos escogido algunos pasajes de una entrevista realizada y publicada por nuestra revista Global.

Más

Menores soldados. El caso colombiano

Menores soldados. El caso colombiano

“Corderos entre lobos” se titula el informe elaborado durante cuatro años por la colombiana Natalia Springer, politóloga experta en Derecho Internacional Humanitario. Repasamos aquí algunos fragmentos de los distintos capítulos de este reporte que refleja una de las caras más crudas de la guerra: el reclutamiento de niños, niñas y adolescentes, como niños soldados.

De acuerdo con el trabajo de Springer, “no menos de 18.000 niños, niñas y adolescentes forman parte de grupos armados ilegales y organizaciones criminales, y no menos de 100.000 están vinculados a sectores de la economía ilegal directamente controlada por grupos armados ilegales y organizaciones criminales”. Más

Mes de las mujeres. Candelaria, activista guatemalteca

Mes de las mujeres. Candelaria, activista guatemalteca

EN PRIMERA PERSONA*

“Mi comunidad se ha construido con sentido de solidaridad mutua”

Me llamo Candelaria Antonia Martínez, tengo 40 años, vivo junto con mis 3 hijas y mi pareja. Pertenezco a la Cooperativa Nuevo Horizonte, localizada en el kilómetro 443 de la carretera central de Petén (norte del país) hacia ciudad Guatemala, en el municipio de Santa Ana. Actualmente soy representante de organizaciones de mujeres  ante el Consejo de Desarrollo Departamental de Petén (CODEDE); por otra parte formo parte de la red de mujeres de Petén por medio del grupo de promotoras de educación popular “Dejando Huellas”. Más

Mes de las mujeres. Doña Leo, líder regional en Cochabamba

Mes de las mujeres. Doña Leo, líder regional en Cochabamba

“No me gusta que las cosas se dejen como están”

Por Iris Alandia, responsable de proyectos de Global Humanitaria en Bolivia

Leonarda Guevara Sandagorda, de 62 años, es una mujer quechua de la comunidad de Pampa Mamata del valle alto de Cochabamba (Bolivia).  Doña Leo, como la llaman, es una mujer respetada por muchos, por su  fuerte temple y  porque no le gusta  que “las cosas se dejen como están”. Tiene 5 hijos, 3 mujeres y 2 varones, a los que les ha impulsado a estudiar, pues no quería que pasaran por su experiencia: “yo he sufrido  por haber sido excluida por no saber  leer y escribir, en  carne propia lo padecí”, nos cuenta. Ahora, después de 30 años de lucha incesante junto a otras mujeres,  continúa al frente de la comunidad como presidenta de la Junta Escolar, y de la organización de mujeres; es además Secretaria de Relaciones de la Central Regional de Tarata.  Doña Leo se ha ganado el respeto y reconocimiento  por su liderazgo a nivel regional. Más

Mes de las mujeres: Flor María Barreiro

Mes de las mujeres: Flor María Barreiro

“En Tumaco nos acostamos siendo víctimas y nos levantamos siendo mujeres sobrevivientes”*

Mi nombre es Flor María Barreiro, nací en Tumaco hace 46 años y tengo 3 hijas.
Creo que como a la mayoría de las mujeres de Tumaco, la violencia también ha tocado mi vida, el papá de mis hijas fue asesinado en el 2002, y mi único hijo varón también fue asesinado, él murió hace 5 años. Vivíamos en zona rural, y ya era costumbre que la guerrilla entrara y matara gente a su antojo, y también los narcotraficantes en la ciudad.

Después de eso y temiendo por mí y por mis hijas me fui, tuve que dejar todo, la finca que teníamos que era nuestro sustento, porque vivíamos de lo que cultivábamos. Llegue al casco urbano de Tumaco y como no tenía un empleo empecé a hacer de todo, lavaba ropa, limpiaba, lo que fuera necesario para mantener a mis hijas, después logre poner un negocio de verduras en mi casa y con eso sobreviví por mucho tiempo.

En Tumaco nos acostamos siendo víctimas y nos levantamos siendo sobrevivientes, y digo victimas porque durante el día salimos de nuestra casa y no sabemos si regresamos. Más

Mes de las mujeres: Retrato de Ruth Buendía, indígena Asháninka

Mes de las mujeres: Retrato de Ruth Buendía, indígena Asháninka

Por Antonio Sancho, desde la Selva Central de Perú

Conocí a Ruth Buendía en el año 1998. Unos pocos años atrás, había podido escapar de su comunidad indígena Asháninka, Cutivireni, en el río Ene, totalmente ocupada y esclavizada por el grupo terrorista Sendero Luminoso. Su padre Rigoberto había sido asesinado. Ella huyó. Logró rescatar a sus hermanos y a su madre enferma descendiendo en una precaria balsa de troncos por la noche el río Ene. Un río lleno de rápidos. Lo hizo en total silencio con sólo doce años. Los senderistas ni la vieron ni la escucharon.

La violencia nos ha marcado profundamente. Yo he visto cómo metían a un niño en agua hirviendo hasta que murió. La herida está adentro. Por eso queremos que se sepa lo que hemos pasado”, manifestó Ruth al diario local La República.
Más