Celebrar una Navidad más sostenible y responsable

En la semana de la Cumbre del Clima, queremos reflexionar sobre la necesidad de reducir nuestro impacto sobre el planeta durante las fiestas vinculadas al calendario cristiano y las creadas para estimular el consumo. Una Navidad más sostenible es posible.

Esta semana Madrid acoge la Cumbre del Clima, un gran encuentro internacional organizado por la ONU, al que asistirán los representantes de 196 países, y organismos internacionales, cuyo objetivo es mantener el aumento de la temperatura mundial por debajo de los 2ºC con la colaboración de todos los países, a través de un cambio de modelo energético.

Sin embargo, la Cumbre llega en estas fechas de Black Friday, Ciber Monday, Navidad, Nochevieja, Reyes, regalos, cenas de empresa y eventos diversos. En resumen, fechas en las que el consumismo se manifiesta en su máxima plenitud, planteándonos una paradoja.

A muchos nos preocupa el cuidado del planeta, y somos conscientes de que es importante reducir nuestro impacto sobre él, pero parece que la publicidad y las costumbres sociales nos inducen a consumir de forma desproporcionada, creándonos necesidades ficticias. La última encuesta de Deloitte revela que los españoles prevén gastar un 2,4% más que en las pasadas Navidades, ascendiendo hasta 554€ de media.

Entonces, ¿es posible vivir una Navidad más sostenible? Claro que sí. Te damos algunas ideas como ejemplo, aunque todos podemos contribuir a nuestra manera.

  1. Evita la compra impulsiva.

Intenta no comprar cosas innecesarias. En estas fechas recibimos muchos estímulos, y a veces sentimos la necesidad de consumir, o creemos que comprar cierto artículo nos generará felicidad. Piensa antes de comprar y si no lo vas a usar, no merecerá la pena.

  1. La comida, local y de temporada

Si consumes productos de tu zona, no habrá sido transportada lejos ni habrá sido refrigerada. Su calidad será mejor, y además sumas a la economía local.

  1. Evita el desperdicio

Trata de calcular bien las raciones, y si sobra, congela o reparte. De esta forma ahorras y aprovechas la comida.

  1. Elige productos sin plástico

El supermercado está lleno de comida metida en bandejas, bolsas y embalajes. A veces nos parece difícil, pero comprando productos frescos y a granel, podemos reducir buena parte de los plásticos de un solo uso.

  1. Revisa la procedencia de lo que compras

A veces no es fácil detectarlo, pero muchos productos que compramos sin pensar mucho, esconden la violación de los derechos humanos. Infórmate y consume de forma consciente.

  1. ¿Árbol de plástico? Mejor no

Si queremos vivir una Navidad sostenible, lo mejor sería no comprar árbol. Pero no tienes por qué renunciar al momento de decorar tu hogar. Siempre puedes hacerlo con materiales naturales o reciclados. Internet está lleno de ejemplos ingeniosos con los que crear una bonita decoración navideña sin generar residuos, y que además se puede convertir en una actividad que compartir con la familia.

  1. Ahorra energía en la iluminación.

Aunque algunas ciudades no dejan de incrementar la cantidad de luces en su decoración, nosotros podemos optar por iluminar nuestro hogar con leds, o mejor aún, aprovechar la luz de las velas para aportar atmósfera a los días festivos.

  1. ¿Regalos?¡Claro!, pero con cabeza

Piensa bien lo que vas a regalar, y apuesta más por la calidad que por la cantidad. Para los niños, apuesta por juguetes duraderos, y didácticos, y si llevan baterías, mejor que sean recargables.

El papel de regalo también es prescindible. ¿Lo habías pensado? Hay infinidad de maneras de envolver nuestros regalos con materiales reciclados, papel de periódico y elementos naturales. ¡Atrévete!

Para los mayores, valora regalar experiencias, y así evitar acumular cosas innecesarias. Además, puede ser una excusa para compartir un buen rato con un ser querido.

Todas estas ideas pueden inspirarte para crear un cambio, pero no olvides algo. A pesar del furor que nos transmiten la publicidad y las grandes superficies, las fiestas no tiene por qué ser sinónimo de un consumo exagerado. Consumir más no nos hará más felices, así que aprovecha esos días para relacionarte y disfrutar con las personas que quieres, sal de la rutina y comparte momentos.

 

Imagen: Torange.biz