La violencia en Tumaco, vista desde el terreno

En febrero de este año recibíamos la noticia de un atentado con coche-bomba en Tumaco, Colombia. Un atentado que dejó 11 muertos y más de 70 heridos.

Trabajamos allí en esa zona del Pacífico colombiano desde 1999 y es la primera vez que vivimos algo de estas características. Pero la historia viene de lejos: desplazamiento de miles de personas, reclutamiento de menores, narcotráfico y fuego cruzado entre grupos guerrilleros, bandas criminales y la armada nacional, acosan a la población sobre todo del ámbito rural.

Lina Correa, directora de Global Humanitaria en Colombia, explicó desde la zona cómo han vivido estas circunstancias:

“Hoy en día, el departamento de Nariño y más específicamente la subregión del Pacífico, por su ubicación geopolítica y la presencia y concentración de todos los grupos armados ilegales (guerrillas, paramilitares y bandas criminales emergentes) y el asentamiento de redes de narcotráfico, es uno de los principales escenarios del conflicto armado y de la crisis humanitaria en Colombia. Esta situación ha provocado una progresiva pérdida de valores y la vulneración de los Derechos Humanos”.

Lina añade más adelante que “acciones terroristas como el atentado de la guerrilla de las FARC ha generado una considerable afectación emocional y psicológica entre las víctimas, sus allegados y la comunidad en general, marcando un antes y un después en la historia del municipio”.

“Desde Global Humanitaria seguimos apostando firmemente por la promoción y la defensa de los derechos de los niños, jóvenes y mujeres. Y en ese sentido, nuestras intervenciones continuarán construyéndose con un enfoque de derechos, diferencial, inclusivo y de acción sin daño, creando junto con nuestras comunidades caminos de desarrollo que nos permitan aportar a la construcción de la paz para Colombia”, remarca.

 

En la imagen, el presidente de Colombia, Juan M. Santos, tras el atentado en Tumaco.