Musicoterapia para superar el estrés postraumático

La música es una manifestación sociocultural ligada al ser humano durante toda su historia. Con ella nos expresamos, nos relajamos, nos relacionamos, y disfrutamos. Pero la música además tiene un gran poder sobre el bienestar de las personas, y por eso se utiliza de forma terapéutica. Hablamos de la musicoterapia.

¿Conoces a alguien que no sea capaz de disfrutar con una buena canción? Encontrarás pocas personas así. Aunque cada uno tengamos gustos distintos, la mayoría tenemos ese grupo que nos hace bailar como locos, esa canción que nos recuerda a alguien especial, o ese tema que nos pone contentos porque sí.

Y es que está probado que la música activa muchas áreas cerebrales simultáneamente, y es capaz de proporcionar muchos beneficios sobre las personas, a nivel físico, cognitivo y emocional.

Cualquier persona sana puede disfrutar de todos estos beneficios pero además, la música puede ser usada con objetivos terapéuticos. Así, la musicoterapia es una terapia que mejora la salud y el bienestar de un paciente trabajando con la música. La música no cura en sí misma, pero es capaz de estimular la mente y esto es esencial porque se trata del centro operativo donde se procesan, se comprenden todas las sensaciones y emociones que percibimos y expresamos.

Por eso, la musicoterapia es muy útil para ayudar a pacientes con trastornos emocionales, sensoriales, mentales, físicos y múltiples enfermedades psiquiátricas. También es útil para reducir el estrés y el dolor en enfermedades terminales, casos de alzhéimer, adicciones, o en casos de estrés postraumático.

¿Qué es el estrés postraumático?

Este último caso nos interesa especialmente porque Global Humanitaria ha aplicado la musicoterapia para ayudar a salir adelante a niños y niñas que han vivido la guerra de Siria, y viven como refugiados en Jordania tratando de salir adelante, y por ello vamos a profundizar un poco en este tema.

El trastorno de estrés postraumático lo presentan algunas personas después de vivir o ser testigo de un acontecimiento impactante, terrorífico o peligroso, como una catástrofe natural, una guerra, un grave accidente, muertes violentas, torturas… El trastorno presenta diferentes síntomas. Algunos de ellos son revivir el momento del trauma, las pesadillas, o reacciones emocionales exageradas, la sensación de entumecimiento emocional, o el estado contante de alerta y miedo. También puede derivar en depresión, pánico, aislamiento…

Estos son también algunos de los síntomas que sufren los niños y niñas que han vivido la guerra. Han sido víctimas de las bombas, han visto morir a familiares y amigos, y que han tenido que huir de su tierra dejándolo todo atrás.

Musicoterapia y estrés postraumático

La musicoterapia es efectiva para tratar estos traumas y para mejorar la calidad de vida del paciente, siempre que las sesiones sean planificadas, guiadas y evaluadas por profesionales. Se trabaja de forma activa, donde se tocan instrumentos, se canta y baila, se improvisa…,  y de forma receptiva, para sentir, relajar o experimentar. Además, la música es una disciplina combinable con otras formas artísticas, como la pintura o la interpretación.

Según afirman los profesionales de la musicoterapia, estas sesiones bien trabajadas, estimulan los sentidos, ayudar a la rehabilitación y al desarrollo físico de los niños, estimula su imaginación. También ayuda a los pequeños a romper barreras, a relacionarse con los demás y a recuperar la confianza en sí mismos. Sirve para que se expresen, y desarrollen el control de las emociones. En definitiva, la musicoterapia, sirve a los niños que sufren de estrés postraumático de apoyo para seguir adelante, liberándose poco a poco del miedo.

Imagen: Octavio Gonzalez (@ocvisual)