¡Alerta! Aumenta la pobreza infantil en España

 

El VIII Informe FOESSA ya informaba en 2019 de que el 18,4% de la población en España (8,5 millones de personas) se encontraba en situación de exclusión social. Y que, de ellos, más de 4 millones de personas estaban en situación de exclusión social severa. Ahora, unas 800.000 personas más en nuestro país podrían caer en la pobreza severa por el impacto del coronavirus, hasta alcanzar la cifra de 5,1 millones viviendo con menos de 16 euros al día.

A la cabeza de Europa… en pobreza infantil

Rumanía, Bulgaria, Grecia y … España. Son los países de la Unión Europea con mayor tasa de pobreza infantil según los últimos datos de Eurostat.

Diversas entidades como Save the Children, Unicef o La Red Española contra la Pobreza llaman la atención sobre el incremento de la tasa de pobreza infantil en España que ha subido hasta el 33% como consecuencia de la pandemia, dejando a uno de cada tres niños en riesgo de exclusión social.

Mientras, la brecha digital amenaza también al menos a 1.000.000 de menores que no cuentan con un ordenador con el que poder acceder a la transformación de la educación en tiempo de pandemia: migrantes, menores con discapacidad o aquéllos que habitan en zonas mal comunicadas son quienes mayormente ven vulnerado este derecho.

No son las ONG las únicas que alertamos del riesgo que corre la infancia en nuestro país, y en mayor o menor medida en el resto de Europa. La Comisión Europea proponía a finales de marzo un nuevo plan de protección para los derechos de la infancia. “Hay que acabar con el círculo vicioso para que los niños nacidos en familias pobres, no se conviertan en adultos pobres; hay niños en Europa que no comen o no tienen acceso a comida saludable”, alertó el comisario de Derechos Sociales, Nicolas Schmit.

El objetivo de la estrategia global para la infancia de la Comisión Europea es promover la igualdad de oportunidades para los niños que están en peligro de sufrir pobreza o exclusión social, pero también para protegerles en cuestiones como el abuso o la violencia.

Las familias con hijos, las más vulnerables

Las familias con hijos son quienes más afectadas se han visto por la crisis del coronavirus. A mediados de 2020 había más de 400.000 hogares con niños, niñas o adolescentes con todos sus miembros sin empleo. Algo que afecta especialmente a las familias monoparentales y entre progenitores con menor cualificación.

Las ONG llevamos alertando sobre ello desde el inicio de esta crisis. Organizaciones como Cruz Roja o Cáritas han atendido a más del doble de personas durante estos meses, y exponen cómo las familias a las que ya atendían ven redobladas sus necesidades: menos empleo y actividades presenciales, formación, educación, salud, exposición a riesgos… la crisis ha puesto de relieve la enorme brecha de desigualdad a la que se ven expuestas quienes ya eran muy vulnerables.

En Global Humanitaria, ante esta situación, y al igual que hicimos al inicio de la pandemia hemos ampliado nuestra área de actuación a España, y en la actualidad repartimos cestas de alimentos entre familias vulnerables en Barcelona, donde, según datos del Instituto de Estudios Regionales y Metropolitanos, la desigualdad ha podido crecer un 35% a causa del Covid-19 volviendo a cifras de hace 15 años.

Y no es la única: en grandes y pequeñas urbes aumentan las colas del hambre, el paro, los ertes o la pobreza energética.

Si quieres ayudarnos a luchar contra la pobreza, mira cómo puedes colaborar.