Historias

Ver historias de...
Ver todas las historias
26/02/2015
397201233750575786-axel-horizontal.jpg

“Al estudiar, uno busca un mejor futuro para la familia y para uno mismo”

Áxel, tiene 16 años, continúa viviendo con su familia en la comunidad de Brisas de Chiquibul, en Guatemala, y está estudiando 2º curso de secundaria en el municipio de Dolores. Alterna sus estudios con el trabajo con su padre en el campo, para poder costearse los gastos de transporte, comida y materiales escolares. 

“ Estoy estudiando en un colegio que estudiamos una semana si y una semana no.  La semana que no estudiamos me permite trabajar para de allí mismo venir hasta acá a estudiar”.

“Bueno yo diría que el apadrinamiento nos ayuda a nosotros, cuando era niño, en la entrega de útiles escolares. También ayudó a mis papás porque ellos ya no los compraban, también a los maestros porque (hasta entonces) uno en un solo cuaderno copiaba todo lo que nos dictaban y no teníamos cuadernos ya para continuar. Entonces, al tener cuadernos para todos,eso nos ayudaba bastante.”

“También nos ayudaron con otros proyectos, incluso allí (en Brisas de Chiquibul) construyeron una escuela que fue donada por Global Humanitaria, y antes de esa escuela, nosotros estudiábamos en unas galeras de guano –cercado con hojas de palmas. En el invierno se mojaban mucho y no podíamos recibir clases en un lugar adecuado”. Pero la nueva escuela “ya es adecuada para recibir clases y ahora los niños tienen la oportunidad de estudiar en una mejor escuela.”

Gracias a ellos yo me curé de una enfermedad que tenía en el brazo y en la cara, que hasta el momento todavía llevo la cicatriz”. “Bueno me ayudaron en muchas cosas porque la medicina ellos la pagaron y me ayudaron en el estudio. Gracias a ellos yo estudié y pude terminar mi primaria.”

“Para mí, los derechos más importantes pueden ser la educación y salud”, explica, “porque todo niño tiene derecho a estudiar en un salón de clases adecuado. Al estudiar,  uno busca un mejor futuro para  la familia y para uno mismo”.

“En las comunidades suceden casos de niños que están graves y no tienen un centro de salud para ser atendidos tienen que venir hasta la cabecera municipal y de ahí para comprar la medicina porque hay veces que no hay medicamentos para la enfermedad que tienen, y hay veces los papas son de escasos recursos y tienen que luchar cómo comprar la medicina y les sale muy caro porque tienen que pagar transporte de la comunidad para la cabecera de Dolores y sale demasiado caro.”

Para construir sociedades más justas, Áxel considera que se deben tener las mismas oportunidades en las aldeas que las que se tienen en las ciudades: “Allá –en su comunidad- no hay escuela para  seguir estudiando el nivel básico, sólo llegan a sexto y de allí ya no siguen porque ya no hay donde seguir estudiando”.

Aquí puedes ver un vídeo de Áxel.

 

 

#apadrinamiento #derechos de la infancia

Historias relacionadas

27/01/2015

Un día en la vidad de Débora, en Guatemala

Débora Yaquelín Choc ( en el centro) tiene 11 años y vive en la comunidad de Pusilá Abajo, en el nordeste de Guatemala. "Todos los días me levanto a las 5h de la mañana, le doy comida a las gall ... Leer más
27/01/2015
332265181854232537-debora-guatemala.jpg

Un día en la vidad de Débora, en Guatemala (2)

Débora Yaquelín Choc (de rosa, la tercera por la izquierda) tiene 11 años y vive en la comunidad de Pusilá Abajo, en el nordeste de Guatemala.

Leer más
27/01/2015
204787419398671623-malikadiwali.jpg

Del hogar de Fultala a la vida independiente

En 2013 Malika dejó el hogar de Fultala después de  12 años. “Los años han pasado muy deprisa”, nos cuenta, "y yo los he llenado con un montón de experiencias, aprendizajes y recuerdos".

Leer más