Noticias de Global Humanitaria
ESTÁS EN:

Cómo proteger a los niños de sus agresores

El suizo Knuchel con un menor en Camboya

La expulsión a sus países de origen es una de las medidas legales que reclama el  proyecto Protect para  evitar que tras salir de la cárcel los agresores sexuales  vuelvan a abusar de los mismos menores, o de otros, como a veces sucede.

El suizo Knuchel  fue condenado a prisión por consumo de prostitución infantil en 2013 y en julio de este año, condenado a prisión. Knuchel ya había sido arrestado  en Camboya por abusar de varios niños  en 2000 y en 2009 y aunque tuvo una primera condena de dos años  en 2009, ésta  fue parcialmente suspendida por lo que solo cumplió un año. Y volvió  a delinquir en 2013.

Desde 2003, de 212 agresores condenados a prisión, 63  han sido expulsados del país y 12  extraditados.

Este 2014 los trabajadores sociales del proyecto Protect han atendido a más de 269 niños y niñas víctimas de abusos sexuales. De ellos,  132  han recibido asistencia legal .

El trabajo con las autoridades locales e internacionales sigue siendo una línea fundamental para  detener a  agresores sexuales extranjeros que acuden a países como Camboya para cometer sus delitos amparados en  una relativa impunidad. Conseguir que los condenados por estos delitos sean expulsados a sus países de origen es una forma clara de proteger a la infancia y de romper con esa impunidad .


El caso Knuchel


El Tribunal Provincial de Siem Reap (Camboya) condenó en julio al suizo R.E. Knuchel a dos años de prisión, seguido de deportación, y al pago de una indemnización de diez millones de rieles por consumo de prostitución infantil. La mitad de la pena de prisión, sin embargo, ha sido suspendida por la Corte.

Knuchel fue detenido en octubre de 2013 después de que un menor revelara que había llevado a cabo actividades sexuales con él a cambio de dinero. Era su tercer arresto en Camboya. En 2000 ya había sido detenido bajo sospecha de abusar de varios niños y en 2009, volvió a ser arrestado y declarado culpable de relaciones sexuales con un menor de quince años. El suizo fue condenado a dos años de prisión aunque la pena fue suspendida parcialmente por el tribunal y Knuchel cumplió sólo un año de cárcel.

Seila Samleang, responsable del proyecto Protect en Camboya y director de APLE, expresó su satisfacción por la orden de deportación: "Este caso es una advertencia de que la falta de orden de deportación para los extranjeros delincuentes sexuales de menores pone en peligro a nuestros hijos. Si él hubiera sido expulsado de Camboya en su condena de 2010, Knuchel no habría causado más víctimas. La decisión de hoy impedirá que los niños camboyanos se vean agredidos por él en el futuro, y debe ser aplaudida".

Para Nara Chea, director legal de APLE, "el resultado es positivo porque ha sido condenado y pronto será deportado de Camboya. Sin embargo, como otra condena había sido dictada en su contra hace menos de cinco años, no tenía derecho a la suspensión de la pena actual". Con la suspensión, Knuchel será liberado de la cárcel en dos meses.

Imagen: El suizo, en la imagen junto a un menor (Global Humanitaria /APLE).

  • #CAMBOYA
  • #EXPLOTACIÓN SEXUAL INFANTIL
Global Humanitaria
Sede España
Deja un comentario
Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación del usuario. Si usted continua navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuracion y obtener mas información. Leer más