Noticias de Global Humanitaria
ESTÁS EN:

Apoyamos la escolarización en zonas rurales de Camboya

Aunque el acceso a la educación ha mejorado en Camboya, el trabajo infantil persiste. Más de 1,4 millones de niños, el 52% de 7 a 14 años, son económicamente activos y más de 313.000 están atrapados en las peores formas de trabajo (OIT 2010). También en fábricas textiles, donde las condiciones laborales se denuncian reiteradamente, se ha detectado trabajo infantil (Human Rights Watch, Trabaja más rápido o vete 2015)

Global Humanitaria trabaja en la zona rural de Takeo con 27 escuelas de primaria para promover la inscripción, disminuir la deserción y mejorar la calidad de la educación. Hoy estas escuelas alcanzan una matriculación prácticamente del 100% en primaria. En eso influye la entrega de material escolar, (mochila, uniforme, zapatos, libros), el seguimiento de los alumnos y el trabajo con la comunidad educativa y las familias. Y también con las instituciones. 

Pero mantener a estos niños en la escuela es todo un reto. A la escasez de recursos de las familias se une la falta de acceso a una educación de calidad , que eleva las tasas de deserción escolar y causa trabajo infantil, y el aumento de desempleo y el subempleo (CARD, 2010).

Puth Puy es director de una de estas escuelas, en concreto de la escuela de primaria Sreysith. Desde su experiencia nos dice que la situación de trabajo infantil en su área ha mejorado muchísimo con respecto a hace 10 años. " Sin embargo es una cuestión inevitable dentro de las familias más pobres sin ingresos". Para él hay 3 factores que contribuyen a resolver los problemas que abocan a los niños al trabajo infantil: “la campaña de matriculación, las reuniones periódicas en la escuela que nos ayudan a detectar problemas de absentismo, y la implicación cada vez mayor de las autoridades locales”.

"La campaña de matriculación promueve que las familias luchen para que sus niños se inscriban en el curso que les corresponde por edad y reduce significativamente la inscripción tardía", añade Puy.También se plantean cuestiones de trabajo infantil en las reuniones que los maestros mantienen con la comunidad , para que las familias sean conscientes del problema que supone que los menores abandonen la escuela a una edad temprana.

Puy también comenta que esas medidas ayudan, pero que realmente habrían tenido mucho menos efecto si la administración  pública no hubiera mejorado sus medidas de control para evitar que se modifique la edad de los menores que figura en los registros, según le interese al progenitor o al empleador, práctica al parecer bastante habitual.  

A estas 27 escuelas rurales proporcionamos material pedagógico y apoyo a sus profesores, entre los que impulsamos intercambios pedagógicos para mejorar la calidad de la enseñanza de cerca de 3.200 niños y niñas de primaria.

Imagen: Puth Puy, Director de la escuela de Sreysith. En Takeo llevamos libros, uniforme y zapatos, a más de 3200 niños.(Global Humanitaria /AREDOC)

  • #educacion
  • #derechos de la infancia
Global Humanitaria
Sede España
Deja un comentario
Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación del usuario. Si usted continua navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuracion y obtener mas información. Leer más